lunes, 27 de enero de 2014

Decisiones

Respiró profundo, se caló el sombrero y salió decidida a conquistar el día. Los vientos alisios provenientes del sur la hicieron dudar. Sus pasos perdieron vigor, relajó los hombros y miró hacia el piso; el sombrero cayó al suelo. Dio media vuelta y regresó al hogar.

Sergio F. S. Sixtos


miércoles, 22 de enero de 2014

Revelación


El último jefe SS abrió la boca y una bala le atravesó el cerebro.

Abrió los ojos y un demonio sonriente, le mostró el infierno.

Sergio F. S. Sixtos

lunes, 20 de enero de 2014

Acto de amor


Lo besó suave, despacio… sólo un dejo de amargura se coló por su corazón. Hizo a un lado al maniquí y siguió limpiando el aparador.

Sergio F. S. Sixtos

viernes, 17 de enero de 2014

Día de caza

 El cazador de cabezas blandió la espada y la cabeza rodó por el suelo. La tomó por el cabello y la levantó curioso. Observó —como siempre lo hacía— la luz que escapaba por los ojos; el rictus de sorpresa, congelado para siempre en el rostro. La sed de sangre lo movía, sentía la energía desbocada recorrer todo el cuerpo, los músculos tensos y poderosos. Un hombre corrió hacia el bosque. El cazador de cabezas respiró profundo. Fue una presa fácil, sólo alcanzó a correr unas cuantas varas. El cazador de cabezas corría distancias imposibles de alcanzar por hombres comunes. Estaba entrenado para afrontar cada uno de los retos que la presa podría brindar. Abrió el morral y arrojó la cabeza junto a las otras seis. Limpió la espada de acero —templada en sangre de esclavos—, en el torso de la presa, que aún se convulsionaba por la agonía de la muerte. Alzó la vista al cielo y agradeció a los dioses por los trofeos obtenidos. Montó su corcel y miró hacia atrás, la aldea de leñadores ardía y otros cazadores de cabezas de castas inferiores recogían el botín conquistado. Condujo la montura al interior del bosque, quería alejarse del llanto de los nuevos esclavos. Encontró un riachuelo y abrevó la montura, se recostó en el césped dispuesto a descansar.
Despertó sobresaltado, de nuevo ese singular sueño: una estancia extraña, personas sentadas frente a fuentes de luz y él, mirando imágenes y símbolos. El cazador de cabezas se sentía cansado y enojado.
Luciano despertó, una vez más el sueño recurrente. Él era un cazador de cabezas, el más poderoso del clan. Sonrío y miró a sus compañeros de oficina, tipos grises y fofos; bebedores de café y adictos a Internet. Todos eran unos estúpidos. La consciencia de su casta guerrera, el orgullo de ser siempre el primero y el último. El orgullo era un demonio, que lo invadió desde el primer sueño. Suspiró y sintió la adrenalina recorrer su cuerpo. Sacó del maletín el revólver y el cazador de cabezas comenzó a disparar.
Sergio F. S. Sixtos

miércoles, 1 de enero de 2014

Cinco pesos de golosinas

Había comprado cinco pesos de golosinas. De camino a casa y con una sonrisa en su rostro. ¡Cinco pesos! Una flamante moneda, era el pago por el día de trabajo. No era una tarea fácil cortar el césped. Hundir las rodillas en la hierba húmeda. Cortar de diestra a siniestra. La mañana fresca había salpicado con gotas de roció una telaraña tejida entre los arbustos. Miró con curiosidad buscando a su inquilina: se asomó bajo una hoja una araña amarilla salpicada de motas rojas. Dientes de león volaban como las hadas de los cuentos. Los pajarillos trinaban insolentes ocultos entre el follaje de los árboles. La hierba la guardó en un viejo costal de yute. El jardín era un lugar mágico y ella lo sabía. 
Llevaba bastones de caramelo, chocolates crocantes envueltos en verdes papelillos, fruta confitada y nueces enchiladas. Todo lo que se podía obtener con cinco pesos.
Camino a casa se encontró con una vieja marchita acompañada de un niño cubierto de mugre y mocos. Solicitaban limosna a los transeúntes. Tendió al niño la bolsa de golosinas. ‹‹Ya crecerá la hierba›› pensó, con la sonrisa intacta.

Sergio F. S. Sixtos

Páginas vistas en total

Procedencia