viernes, 7 de febrero de 2014

Guirindán, guirindán, guirindán

La mofeta negra llegó al Palacio de las blanquísimas mofetas la noche de carnaval. La música paró, las mofetas blancas la observaron curiosas. La nobleza se reunió con la reina y deliberó: “No se permitirá a una vulgar mofeta azabache degenerar nuestra hermosa blancura.”
La mofeta sastre diseñó y cortó para Su Majestad Imperial, un hermoso abrigo negro y terso.
Sergio F. S. Sixtos

2 comentarios:

  1. SERGIO, maravilloso tiene una magia exquisita, fellicidades y saludos ISA

    ResponderEliminar
  2. ISA, muchas gracias por visitar éste blog.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total

Procedencia