domingo, 2 de febrero de 2014

La cita

Sábado por la tarde, María tiene prisa: revisa el bolso una vez más, se mira en el espejo, se alisa el cabello, revisa el carmín de sus labios. Arturo la espera en el café de siempre, por tercera vez ha llamado por teléfono, impaciente. María gira sobre sí misma. Toma la cartera: hay suficiente efectivo, agarra las llaves, unas gotas extras de Flowerbomb.
La luz del atardecer se cuela por la ventana, dibuja rectángulos de luz sobre las baldosas; María las atraviesa y cae por ellas, se precipita en caída libre hacia el infinito.
Arturo mira el reloj: ha transcurrido una hora desde la última llamada; paga la cuenta y se marcha del café: maldice en voz alta.
Sergio F. S. Sixtos

8 comentarios:

  1. Imaginé que la luz sería un portal hacia el infinito. Un azar de la probabilidad lanzándola fuera de éste mundo. Pero tu interpretación es la que me interesa.

    ResponderEliminar
  2. También lo vi como una alusión al suicidio.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Alexander, creo que la mejor interpretación es dada por nuestra imaginación; me encanta la idea de las diferentes interpretaciones que puede tomar una historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo lo veo como un escape de la vida cotidiana, cansada de lo mismo, se arregla para buscar lanzarse a las infinitas posibilidades que le brinda un mundo paralelo: -como Alicia en el país de la maravillas-, en busca de aventuras, peligros que en su cotidianidad se han desdibujado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la idea Alejandra, gracias por la visita.

      Eliminar
  5. Yo interpreto que decide en el último momento no acudir a la cita. Los micros tan cortos dan lugar a muchas interpretaciones, pero eso es bueno. A mí me gusta.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Abril, gracias por la visita. Y creo que de eso se trata, de que el lector se adueñe de la historia y la interprete a su antojo. Saludos.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total

Procedencia