miércoles, 12 de marzo de 2014

Desavenencia

El robot humanoide se enamoró de una mujer de carne y hueso. El romance fue tórrido y breve. Ella lo abandonó a causa de una disfunción en su reactor de fusión nuclear de bolsillo.

Sergio F. S. Sixtos
Arte de Rudy Jan Faber.

4 comentarios:

  1. Jejeje, es decir que lo de ella no fue amor verdadero: en las buenas y en las malas. Lo encontré divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sólo fue un capricho por la nueva tecnología.

      Eliminar
  2. Hay muchas personas que sufren del mismo desarreglo jejeje!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los robots no serán las parejas perfectas.

      Eliminar

Páginas vistas en total

Procedencia