martes, 15 de abril de 2014

Balas

Amadís el Pelirrojo era considerado el mejor gatillero de Pablo Escobar durante la década de los ochenta. Era memorable observarlo en su motoneta circular por las calles de Medellín y como un ave de presa dirigirse a la víctima indicada y ¡pam! Una bala en medio de los ojos. Los curiosos describían excitados la precisión de la bala, el cadáver con la expresión de azoro congelada en el rostro y el hilito de sangre brotando entre los ojos. La puntería de Amadís el Pelirrojo era legendaria. Acaparó el mercado de los sicarios y al mismo tiempo lo devaluó, llegó a matar por el precio de una botella de ron. Amadís era el favorito del patrón: fiscales, políticos, rivales en el negocio, todos pasaron por su pistola M15. En esos días publicaron un artículo en El Colombiano, sobre la precisión matemática en los disparos del joven sicario (el periodista conocía la identidad de Amadís, pero no la revelaba por miedo a represalias). Amadís gozaba de la fama y el terror que inspiraba.
En ese entonces yo hacía grafitis, me movía por barrios miserables. Una noche escribía mi tag con colores fosforescentes bajo un puente, Amadís observaba discreto a la distancia. Se acercó y me invitó una cerveza. Creo que mi grafiti le gustó. Con el tiempo supe que era un pintor frustrado. Visité su casa y charlamos durante horas, era un tipo que leía bastante, sobre todo autores mexicanos: Carlos Fuentes, Octavio Paz y novelas de la revolución mexicana. Sería un dorado de Villa, decía desenfundando la pistola; entonces me atreví a preguntar sobre su fabulosa puntería. Tengo pacto con el diablo, dijo entre risas.
Con el tiempo llegue a creer que era cierto, solo necesitaba de un solitario tiro para encajar la bala entre ojo y ojo. Una noche en que estábamos borrachos y drogados, me mostró los tatuajes indescifrables que decoraban su torso. Es el nombre del demonio y la oración para invocarlo, así siempre lo tengo cerca cuando lo necesito, dijo mirándose en el espejo. No vi al Pelirrojo por varios días, pero supe de sus andanzas por los periódicos. Tras morir el patrón, la cabeza de Amadís tenía precio. Se movía furtivo por la ciudad,  receloso y aun no entiendo la razón de su confianza en mi persona.
Una noche mirábamos una pelea del Macho Camacho por televisión y Amadís preguntó si me gustaría conocer al demonio. Las balas, él las patrocina. Son justo del calibre que necesito, dijo quitándose la camisa y sin decir más, se paró frente al espejo y comenzó a leer los símbolos de su torso en una lengua que sonaba gutural y antigua. Los tatuajes se movían al ritmo de las palabras, yo estaba petrificado y un gusto amargo invadía mi boca. Un fluido negro comenzó a salir de las paredes y se detenía en el centro de la habitación, el fluido comenzó a subir como si fuera un chorro de agua y se solidificó. El demonio tenía una apariencia antropoide y su rostro estaba oculto tras pliegues marchitos de piel sobre piel. La habitación apestaba a mierda pero el terror me tenía paralizado. Amadís extendió la mano y el demonio le dio un puñado de balas. Después ya no recuerdo nada. Amadís vertió cerveza helada sobre mi cara y señaló orgulloso el montón de balas que yacían sobre la mesa, cerca de un millar. Confesó que las víctimas de esas balas, eran almas para el demonio. Comprendí entonces que Amadís proporcionaba el sustento al maligno a cambio de su pasmosa puntería. Temblando fui a la cocina por más cerveza. Al regresar cosí a puñaladas al Pelirrojo. Después corté el cuerpo y lo incineré en una fábrica abandonada. Nadie lo echaría de menos. Cogí las balas y ahora estoy en Sinaloa, bogando contracorriente, pero forjado un nombre a sangre y fuego.

Sergio F. S. Sixtos

5 comentarios:

  1. Me encanto!, El estilo detallista me fascina pues no cae en lo tedioso, la historia es muy original y disfrute mucho el toque macabro y escalofriante. Tienes mucho talento amigo mio y un gran futuro como escritor.

    ResponderEliminar
  2. estos es unas mejores cosas que e lee ido la forma en la forma en que se concentra el relato ... pero tienes muy buen talento estas echo para esto



    suerte amigo ...usted sabe quien fue..ejeje xd

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total

Procedencia