viernes, 8 de abril de 2016

Cisma

Abracé al hombre marchito, de piel ceniza y alas rotas. Besé sus labios secos y lo miré a los ojos aún chispeantes. No creo en ti, dije y lo arrastré hacia el agua y hundí su cuerpo y él se dejó morir. Murmuré sin derramar una sola lágrima: “Ángel de mi guarda, dulce compañía…”

Sergio F. S. Sixtos


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Procedencia